Bienes de consumo

Las empresas de bienes de consumo están buscando aumentar la escala o el alcance de sus negocios y, simultáneamente, racionalizar las operaciones para alcanzar un crecimiento sustentable. Aunque cada sector — durables, consumo, vestimenta, especialidades, etc. — presente desafíos específicos, algunas cuestiones son compartidas por todos.

La innovación continua sigue siendo la mayor prioridad de los administradores, en la medida que las empresas luchan para crear nuevas marcas y productos o, al menos, lanzar novedades que generen aumentos de facturación. Las habilidades de negociación e integración se vuelven fundamentales en un escenario de adquisiciones y globalización. Al mismo tiempo, la mayoría de las compañías tienen que disputar una base de clientes consolidada. Muchas reaccionan racionalizando sus portafolios y apalancando las inversiones en marketing. Mientras tanto, surgen nuevas preguntas sobre el modelo operacional ideal y la estrategia de abastecimiento como formas de aumentar la rentabilidad.

El crecimiento se volvió un desafío enorme en todos los mercados de bienes de consumo, especialmente para las marcas líderes. Las oportunidades derivadas del aumento de la riqueza, crecimiento de la población y apertura de nuevos mercados se agotarán para muchos, especialmente frente al actual escenario de crisis económica. La competencia entre empresas, marcas, productos y mensajes de marketing se volvió aún más feroz, controlando los precios, forzando promociones y disminuyendo el plazo necesario para imitaciones, que rápidamente neutralizan las ventajas de las verdaderas innovaciones. Las actitudes, las necesidades y el comportamiento de los consumidores están cada vez más variados, forzando a una revisión de la gestión de productos, de comunicación y de las inversiones en marketing. La consolidación del retail, juntamente con el surgimiento de nuevos canales, expandió el significado (y las exigencias) de las asociaciones con proveedores y el rol de la fuerza de ventas.

Como consecuencia, la gestión de canales, tanto desde la perspectiva del abastecimiento de productos como de las ventas, se ha vuelto un punto crítico en la agenda estratégica. Inversiones en sistemas y tecnologías sofisticadas están siendo utilizadas para mejorar su eficiencia. Además, Internet se consolidó como parte del ciclo de consumo, sea para comprar, o para relevar precios o informaciones.

Como una de las líderes en consultoría para la industria de bienes de consumo, Strategy&, el equipo de consultora estratégica de PwC pone su experiencia al servicio del sector para garantizar su rentabilidad y crecimiento sustentable. La firma tiene un conjunto diferenciador de competencias que complementan las habilidades de los clientes, una red global de consultores especializados, con amplia experiencia en el abordaje de temas estratégicos, operacionales y tecnológicos, como también un profundo expertise en áreas fundamentales, como estrategia de negocios y de marcas, gestión de cadena de distribución y de abastecimiento, optimización de fuerza de ventas, eficiencia en promociones y marketing, transformación de la base de costos y reducción de capital de trabajo.