Automotriz

La industria automovilística fue catalizadora de un profundo cambio en el sistema productivo y en la sociedad en general en el siglo XX. No sólo transformó nuestro modo de vida al traer movilidad a las masas, sino también introdujo un sinnúmero de nuevas prácticas de gestión, incluyendo la línea de montaje creada por Henry Ford. Siendo la mayor actividad productiva existente, utiliza el 15% de acero, 40% de goma y 25% de vidrio producidos en el mundo. No en vano Peter Druker la llamó la “industria de industrias”.

Con la llegada del siglo XXI, sin embargo, está claro que el sector automotriz necesita transformarse. La crisis económica mundial no sólo se tornó en desafíos más evidentes, si no que también creó una mayor urgencia en la resolución de problemas. Muchos fabricantes y sus proveedores están en una lucha sin fin por sobrevivir y difícilmente lo harán sin ayuda gubernamental. Mientras tanto, el sector sufre un exceso de capacidad crónico, exacerbado por las caídas de volumen y la guerra de precios. Otros desafíos también son importantes para el futuro de la industria, la necesidad de desarrollar combustibles alternativos y de posicionarse en mercados emergentes.

En este contexto de muchos y grandes desafíos, las cuestiones clave son: cómo enfrentar la restructuración por la cual la industria irá a pasar necesariamente en el corto y mediano plazo y como posicionarse para el largo plazo, teniendo en cuenta los cambios en el escenario competitivo y los consumidores.

Posicionarse en un contexto de reestructuración de la industria

Las empresas del sector automotriz tendrán que tomar importantes decisiones para promover los ajustes necesarios frente a la caída de la demanda en los mercados mundiales más importantes. Estas decisiones abarcan temas como la repriorización de programas, ajustes de capacidad y consolidación de la red de distribución. Será también importante en este período apalancar el mercado de reposición, fuente significativa de ingresos para un gran número de compañías.

Preparase para la aceleración de la globalización

La restructuración de la industria automotriz hará surgir nuevos jugadores en el escenario, particularmente aquellos provenientes de India y China. Además, el escenario macroeconómico actual sugiere que los hábitos y deseos de los consumidores van a cambiar, trayendo desafíos para el desarrollo de nuevos productos. Por último, es importante considerar el posicionamiento en mercados emergentes, que será la fuente de crecimiento del sector en el futuro.

Preparase para el “green car”

La actual búsqueda para la conservación y diversificación de fuentes de energías trae profundas implicancias para la industria automotriz. Primero, será preciso hacer grandes inversiones para desarrollar motores adaptados a estas nuevas fuentes. Más importante aún, será necesario saber cuál de estas alternativas – biocombustibles, diesel, híbridos, eléctricos, etc. – predominarán y en qué mercados. Ya que las empresas no pueden apostar por todos, sus líderes necesitan un buen juicio y formar las sociedades y alianzas para diseñar un plan adecuado a una serie de escenarios futuros. Además, las compañías tendrán que preparase para un escenario donde la presión para la reducción de emisiones y por el reciclaje será creciente, particularmente en los mercados más desarrollados.

Como una de las consultoras líderes en el sector automotriz global, Strategy&, el equipo de consultora estratégica de PwC está ayudando a los altos ejecutivos en todo el mundo a enderezar cuestiones críticas de orden estratégico, operacional y tecnológico para obtener mejores beneficios. Nuestra oferta de servicios se caracteriza por ser un abordaje integral, cuyo objetivo principal es diferenciar a nuestros clientes y prepararlos para los futuros desafíos.