"En las empresas de América Latina se ve demasiado optimismo"

De cada crisis siempre surgen nuevas oportunidades. Sin embargo, con la actual crisis financiera y económica no todas las empresas parecen haber captado el mensaje. Según un estudio a nivel internacional realizado por Booz & Company …

"En las empresas de América Latina se ve demasiado optimismo"

Diario Financiero, Santiago, Chile, Enero 2009

De cada crisis siempre surgen nuevas oportunidades. Sin embargo, con la actual crisis financiera y económica no todas las empresas parecen haber captado el mensaje. Según un estudio a nivel internacional realizado por Booz & Company en diciembre, 65% de las empresas con dificultades financieras no ha reenfocado su estrategia hacia la supervivencia, y una cuarta parte de las empresas que afrontan la crisis desde una posición de fortaleza no están aprovechando las oportunidades de crecimiento. “También se encontró que el 55% de los ejecutivos considera que la estructura de la industria va a cambiar fuertemente, por lo tanto, las reglas del juego van a cambiar, y este es el minuto de pensar en potenciar estrategias de crecimiento. Para poder capturar eso, hay que actuar hoy día” destacó el director ejecutivo de Booz & Company Chile, Federico Leighton.

  • ¿Cuáles son los imperativos para las empresas entonces?

En primer lugar, ordenarse para capear la crisis en el corto plazo, y eso es fundamentalmente ordenar su hoja de balance si se busca aumentar la liquidez, bajar la plataforma de costos para tener la flexibilidad de ver las oportunidades que van surgiendo, ya sea de empresas que no están tan bien posicionadas para afrontar la crisis, o cambios en la estructura de la industria, y si la empresa tiene la liquidez y flexibilidad puede hacerse cargo de esas oportunidades. Por otro lado, también acerca de cómo van a cambiar los modelos de negocios, hay que asegurarse de invertir y desarrollar en las capacidades que permitan operar en este nuevo contexto. Seguir operando como se opera hoy no basta, si una empresa sólo se preocupa de sanear el estado financiero durante la crisis, lo único que conseguirá es que cuando termine la crisis tendrá que enfrentarse a una serie de competidores que sí trabajaron y va a estar en desventaja.

  • ¿A qué se debe que el 25% de las empresas no esté aprovechando las oportunidades?

Vemos en gran parte una incertidumbre de cuál va a ser el alcance real de la crisis. Hay conciencia de que la crisis va a cambiar el escenario, la pregunta es hacia qué va a cambiar y con qué velocidad deben actuar las empresas. En eso vemos cierto grado de conservadurismo en las empresas, en particular en las latinoamericanas. También en las empresas de América Latina se ve demasiado optimismo. Siendo que va a cambiar la estructura, 60% de los entrevistados dice que eso los va a beneficiar, pero la pregunta es hasta qué punto eso es verdad.

  • Por qué los países de la región son más conservadores?

Latinoamérica venía de un período de commodities con un precio creciente y un éxito de exportaciones tremendo, donde el crecimiento estaba muy acelerado. Tras la crisis, el precio de los commodities bajó y eso los dejó con una plataforma de costos de los cuales hay que hacerse cargo. Sigue habiendo costos de producción muy altos pero la demanda no está. Las empresas de la región se preguntan con qué velocidad hay que ajustarse para balancear la capacidad de respuesta al cambio en los mercados, el entorno laboral, y los proyectos eventuales de crecimiento.

  • Y en ese dilema se están quedando.

Sí, en ese dilema se están quedando mucho, en particular en los sectores de commodities, donde se tienen que relacionar con el mercado internacional a través de las exportaciones.

Planes

La encuesta reveló que los ejecutivos no están seguros de que los planes que se están aplicando sean los adecuados.

  • ¿Cómo se explica que los ejecutivos no estén seguros de que los planes que ellos mismos aprobaron sean los adecuados?

A nosotros nos sorprendió mucho eso en la encuesta. A nuestro juicio se trata de que no comprenden qué tan rápido deben actuar. Percibimos que hay conciencia de que esto cambia, por lo tanto, no es que no ven que haya cambio, sino que se preguntan qué tan rápido deben actuar, qué tan profundo deben actuar y qué implicancias va a tener eso en términos de en qué posición competitiva va a dejar eso a la empresa de cara a lo que va a pasar el próximo año.

  • ¿Qué pasa con la falta de credibilidad de los ejecutivos que mostró la encuesta?

Se produce por la diferencia entre las declaraciones, las percepciones y las acciones que están tomando. Si vemos que más de la mitad considera que la industria va a cambiar drásticamente, y por otro lado vemos que la percepción es que no estamos actuando, los ejecutivos se ponen nerviosos, y no saben si van a ganar en esa competencia o van a quedar rezagados.

  • ¿A qué atribuye que los ejecutivos revelen una baja credibilidad en el corto plazo, pero muestren una confianza de que la empresa va a salir fortalecida de la crisis?

Esa es una de las contradicciones que vimos. Pero hay otro elemento. Venimos de varios años de bonanza económica, el foco era cómo generar y captar mercado, pero ahora los desafíos son cómo se puede restructurar la empresa. Pero la preocupación es la siguiente: el equipo que nos hizo ganadores en crecimiento, ¿es el mismo que necesitamos para salvar esta tormenta? Y eso explica las dudas.