Nuevo estudio de rotación de CEOs, gobernanza y éxito

El relevo forzado del CEO cuesta a las grandes compañías 1.800 millones de dólares más en valor para el accionista que una sucesión planificada

El relevo del Consejero Delegado (Chief Executive Officer, CEO en la terminología anglosajona) en las grandes compañías cotizadas es inevitable y no resulta fácil. Pero, ¿cuál es el coste de sustituir a este directivo?


En términos del valor para el accionista, es más que significativo. El simple hecho de relevar a un CEO de su puesto, reduce la mediana del retorno para el accionista en un -3,5%,  el año posterior a que se produzca este cambio, basado en los datos recopilados en los tres últimos años (la retribución al accionista se mide en relación a los índices donde cotiza cada empresa).

Esta es una de las principales conclusiones del 15º Informe Anual  “CEOs, Gobernanza y Éxito”, realizado por la consultora estratégica Strategy&, integrada en la red de PwC, que analiza la rotación, entradas y salidas de los CEOs de las 2.500 empresas cotizadas más grandes del mundo.

Cuando el relevo de un CEO es forzado, es decir, no forma parte de una sucesión planificada o es el resultado de una fusión o adquisición entre empresas (M&A), el coste es especialmente alto. La mediana del retorno para el accionista cae un -13% en estas empresas en el primer año en el que se produce el cambio y sólo se recupera hasta un 0,6% al año siguiente. Sin embargo, en las sucesiones planificadas, estas cifras son de -0,5% y -3,5% en el primer año y el siguiente. Por otra parte, el informe de Strategy& estima que las compañías que han forzado la salida de su CEO han tenido en los últimos años una pérdida anual de valor para los accionistas de 112.000 millones de dólares –1.800 millones por empresa– muy por encima de lo que se hubiera perdido si esos relevos hubieran sido planificados por la alta dirección.

“Aunque la decisión de cesar al CEO puede ser la correcta, es enormemente costosa. Cuando cuantificas el coste de la sucesión, especialmente en las forzadas, se entiende la importancia y la rentabilidad de involucrarse en un cambio adecuado y planificado” dice el autor del informe, Per-Ola Karlsson, Partner de Strategy&.

Si el porcentaje de pérdidas por cambios forzados cae al 10% del total, desde la media del 19% registrada entre 2011 y 2013, las compañías más grandes del mundo podrían añadir, en conjunto, un valor adicional de 60.000 millones de dólares, según el informe.

Las empresas se están moviendo en la dirección correcta: los relevos planificados van en aumento

Las compañías lo están haciendo cada vez mejor en el relevo del CEO. El porcentaje de sucesiones planificadas se ha elevado hasta el 82% entre 2012-2014, desde un 63% de 2000-2002, según el informe.

Además, el 78% de las empresas en procesos de sucesiones planificadas en 2014 promovieron directivos de dentro de la compañía para cubrir el puesto de Consejero Delegado. "Este es un ratio importante para la promoción interna que ofrece a las empresas algunas ventajas.  Nuestro estudio muestra que los CEOs que provenían de fuera de la compañía, lo que supone un coste a tener en cuenta, han sido cesados un 44% más que los promocionados internamente", asegura  Carlos Severino, Partner  de Strategy& en España.

"Si una industria está siendo disruptiva y se requieren nuevas capacidades para competir, la contratación de un ejecutivo de fuera de la compañía puede tener sentido", añade José Antonio Tortosa, Partner de Strategy& en España. "Sin embargo, los promocionados internamente suelen tener estancias más duraderas y han logrado mayores rentabilidades para los accionistas en 10 de los 15 años que hemos analizado”.

Todavía hay espacio para mejorar el relevo del CEO

Aunque las empresas han dado pasos significativos en su planificación de la sucesión del CEO en los últimos 15 años, siempre hay margen de mejora.

"Cuando las empresas hacen una correcta planificación en la sucesión, hacen que la elección del CEO forme parte de la agenda del Consejo de forma continuada y se anticipan a los posibles problemas tratando las cuestiones de forma prioritaria ", añade Severino. "Cientos de miles de millones de dólares en valor potencial de mercado dependerán de lo bien que las empresas más grandes del mundo puedan mejorar sus prácticas de sucesión en los próximos años”.

Metodología

Strategy& identificó a las 2.500 compañías cotizadas más grandes del mundo por su capitalización de mercado, según datos de Bloomberg, a fecha 1 de enero de 2014.  Posteriormente se analizaron aquellas que habían tenido un cambio de CEO, se confirmó el tipo de rotación, junto con otras informaciones adicionales empleando una amplia variedad de fuentes en distintos idiomas. Para el listado de compañías que habían sido adquiridas o fusionadas en 2014, la firma también uso Bloomberg como fuente de información.