Las empresas invertirán entre el 30% y el 40% en tecnología en 2015

La consultora estratégica internacional Booz & Company acaba de publicar un análisis sobre "La nueva etapa de la digitalización" del que se desprende que la industria de la tecnología, internet y las telecomunicaciones está experimentando un cambio fundamental hacia la digitalización total, redefiniendo los modelos de negocio existentes y los sistemas de creación de valor.


Este cambio se basa en la disponibilidad generalizada de Internet de banda ancha, la alta tasa de innovación en dispositivos portátiles y la cada vez mayor velocidad de informatización y de transmisión. La complejidad de la transformación digital también está creando una demanda masiva de tecnología, servicios de comunicaciones e innovación digital. En 2015, entre el 30 y el 40% de las inversiones en TI y comunicaciones de las empresas serán asignados, según este estudio, al área de la tecnología.

José Arias, Vicepresidente de Booz & Company en España explica que “la industria de las telecomunicaciones está llamada a desempeñar un papel clave en esta fase de transición”. “En primer lugar –afirma Arias- proporciona y optimiza la infraestructura necesaria para mejorar los procesos analógicos en la era digital pero, además, ocupa una buena posición para permitir que otros sectores (como el financiero, energético, automoción, la sanidad o las industrias de logística) puedan adaptar sus modelos y procesos de negocio a las nuevas condiciones marco y cerrar las brechas existentes en eficiencia e innovación”.

Este cambio paradigmático se está experimentando en todos los sectores, lo que supone un gran salto en innovación y eficiencia, gracias a la introducción de nuevas ideas y negocios digitales, al desarrollo de sistemas de atención más personalizada al cliente o la digitalización de los procesos de negocio analógico. El alcance de los sectores involucrados es tal que incluye aplicaciones móviles para la industria de la salud, el comercio electrónico o digitalización de los procesos de desarrollo.

Se estima que las empresas de telecomunicaciones que desarrollan estas áreas de negocio van a generar volúmenes de ventas en toda Europa de hasta 12 billones de euros en 2015, ofreciendo servicios de innovación y eficiencia en los sectores descritos anteriormente para asegurar su competitividad en los mercados relevantes.

En España y como señala José Arias, “las dos últimas reestructuraciones de Telefónica son un buen ejemplo, con la creación hace un año de un área de innovación con seis áreas de negocio verticales (Video, Servicios Financieros,  e-health,  M2M, Cloud Services y Security Services) y la más recientemente anunciada hace una semana, con un área aún más amplia como es Telefónica Digital. Ésta  con un carácter transnacional para todo el Grupo dependiendo directamente de presidencia y liderada por el hasta ahora responsable de o2”.

Muchos proveedores de tecnología han comprendido esta necesidad de cambio. Por ejemplo, IBM, cuyo eslogan publicitario actual, "Smarter Planet", sugiere su compromiso con la digitalización, está apostando por este proceso a través de la adquisición de empresas para apoyar un futuro digitalizado. Sólo en 2010, adquirió al fabricante de almacenamiento de datos Netezza por 1,7 mil millones de dólares; al de software de Sterling Commerce por 1,4 mil millones, y Unica, un fabricante de tecnología de marketing, por 500 millones de dólares. Otros grandes proveedores parecen tener puntos de vista similares para el futuro, según indican sus slogans: Smart + Connected Communities (Cisco Systems), “Sistema nervioso central para la Tierra” (HP Labs), “Redes Inteligentes” (Deutsche Telekom). De hecho, se espera que el 50% de todos los gastos de TI en 2017 se  destinen a soluciones informáticas inteligentes, plataformas y procesos.

Las empresas se verán obligadas a realizar inversiones significativas en las habilidades digitales y tecnologías en los próximos años para seguir siendo competitivas. "Para asegurar el crecimiento futuro, la necesidad ahora es seguir adelante con la reestructuración del modelo de negocio y desarrollo de las habilidades relevantes como un habilitador digital.", opina Arias. “Entender los aceleradores y desaceleradores de cambio es la mejor manera de determinar cómo dar forma a la tendencia a la digitalización que beneficie a las empresas”.

La escala global de los cambios estructurales de este mercado lo demuestra – afirma Arias- “el liderazgo de  Motorola tras su reciente compra por parte de Google, una asociación inteligente entre TI e Internet que ha fortalecido su sistema operativo Android. A medio plazo, el objetivo no es sólo controlar  el mercado de los teléfonos móviles y de la distribución publicitaria, sino conseguir importantes volúmenes de ventas en el mercado digital mediante, por ejemplo, el control del mercado de la domótica para el hogar o de los servicios telemáticos”.

Metodología

Para llevar a cabo esta investigación sobre el impacto mundial de la digitalización, los autores entrevistaron a altos ejecutivos de empresas que representan a tres grupos en el que se basa el trabajo: las empresas consolidadas, las emergentes que están trabajando en el ámbito de la digitalización, y los líderes de otros sectores de la economía que se ven afectados por la digitalización. En el informe han trabajado además expertos en economía y analistas de investigación e investigadores de nuevas tecnologías.

Para más información sobre Booz & Company y este estudio: [email protected]