26.09.2011
El 61% de los líderes empresariales europeos creen que la UE será una gran potencia económica en 2030

Booz & Company, en colaboración con la escuela internacional de negocios INSEAD y el European Executive Council, han llevado a cabo un estudio en el que, bajo el título"Revitalizando el sueño europeo: una visión empresarial", 2.000 líderes empresariales europeos opinan sobre el futuro de la Unión Europea y las medidas que, en su opinión, deben ponerse en marcha para asegurar un avance positivo.


A pesar de los actuales problemas económicos y financieros, el estudio revela un cauteloso optimismo frente al futuro. El 28% de los encuestados son positivos sobre la situación actual, cifra que se eleva hasta el 61% entre los que creen que, en 2030, la UE será una gran potencia mundial. Per-Ola Karlson, Vicepresidente de Booz & Company en Europa, destaca la visión a largo plazo que los encuestados muestran en sus opiniones sobre el potencial de Europa. ”Los empresarios que hacen negocios en la Unión, dice Karlson, creen que Europa está en un proceso de transformación fundamental. En términos de ventaja competitiva, la innovación, las pymes, la disciplina presupuestaria y las exportaciones son claves para favorecer el crecimiento. Los líderes empresariales se muestran claramente a favor del liderazgo de la Unión en cuestiones monetarias y presupuestarias, así como de compartir un modelo social común, aunque con opiniones divergentes sobre cuál puede ser este modelo”.

Los encuestados valoran de manera muy positiva el rol de la Unión como institución supranacional inspiradora de la legislación y la política. Es más, la consideran un apoyo a sus miembros a la hora de hacerse oír en debates claves como el cambio climático o las energías renovables” asegura Karlson.

Los líderes europeos se muestran convencidos de que el papel de la UE es absolutamente esencial en temas como la política monetaria, la seguridad o la política presupuestaria. La influencia de la Unión, según los encuestados, seguirá creciendo hasta 2030, año en el que las actuales dificultades económicas se habrán superado totalmente con la UE actuando como pilar de apoyo. 

En el caso de España, el 96% de los consultados consideran que las cuestiones de política económica deberían ser decididas por la propia UE antes que por los estados miembros. En este sentido, en opinión de José Arias, vicepresidente de Booz & Company en España, “las áreas de actuación y palancas para el desarrollo y el futuro exitoso de la Unión según los encuestados, son las mismas que en el caso específico de la economía española.  Con especificidades locales y con distintos niveles de necesidad de intervención, parece existir consenso en que todos los estados europeos deben abogar por una serie de decisiones y políticas comunes”.

El informe  “Revitalizando el sueño europeo: una visión empresarial” destaca en particular varias áreas económicas:

  • Comercio: el 95% de los encuestados creen que Europa debe adoptar posturas comunes en esta materia y 9 de cada 10 piensa que esta política común fomentaría el libre comercio. No obstante, hay diferentes respuestas dependiendo de la situación actual de cada país. Mientras que Bulgaria, Noruega y Dinamarca muestran un 100% de apoyo al libre comercio, Francia Hungría y Portugal se muestran más proteccionistas, con un 70% de apoyo.
  • Política presupuestaria: en los países con altos niveles de deuda, como Grecia, Italia y Bélgica, 9 de cada 10 líderes se muestran a favor de delegar toda la responsabilidad política de los Estados miembros a la Unión Europea. En general, la mayoría de los encuestados se muestra afín a que la Unión Europea tiene más crédito que los gobiernos locales.
  • Política energética: 9 de cada 10 líderes esperan de la Unión una política unificada y centralizada respecto al clima y la energía sostenible. Polonia es la excepción.
  • Política Industrial: en este aspecto, los encuestados de dividen por sectores. La energía y la venta al detalle están más a favor de la armonización (6 de cada 10).

La inmensa mayoría (97%) abogan por una mayor colaboración entre universidades y empresas para impulsar el crecimiento. Más de dos tercios de los encuestados creen que la educación mejorará las capacidades para abarcar las necesidades de los negocios en 2030. En general, tienen confianza en la competitividad de la educación del futuro y creen que podría fortalecerse aún más con una política educativa común.

Los líderes instan a la Unión a desarrollar una mayor presencia en cuanto a seguridad, diplomacia y comercio fuera de sus fronteras. Ven posibilidades de ampliar el liderazgo en temas sociales, políticas de educación, desempleo y trabajo. En cuanto a la expansión de la Unión, creen necesario completar la integración de los Estados Balcánicos antes de reevaluar cualquier expansión.

Metodología

Este estudio se basa en una encuesta online enviada a líderes empresariales europeos. Se trata de un libro blanco que resume y analiza los resultados de las respuestas de más de 2.000 empresarios. La opinión de los miembros de la Comisión Europea, de líderes de opinión de las instituciones internacionales, como la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo, también aparecen reflejadas en este documento.

Para más información sobre Booz & Company y este estudio: [email protected]