04.07.2011
El 38 por ciento de Consejeros Delegados que abandonan la empresa en España han sido despedidos

Para profundizar en las características de la rotación de los Consejeros Delegados ó CEOs (en la terminología anglosajona de Chief Executive Officer) en las principales empresas cotizadas españolas, la consultora estratégica Booz & Company y el IE Business School han realizado el estudio “CEO Succession Study España 2004-2010. Radiografía del relevo del Consejero Delegado” que tiene como objetivo entender el modo en el que son aplicables a España las tendencias globales.


Este trabajo sigue la línea del que publica la consultora a nivel internacional desde hace 11 años, bajo el título «CEO Succession Study». Los resultados del estudio internacional de este año, CEO Succession 2010: The Four Types of CEOs son publicados en la edición Verano 2011 de la revista strategy+business (www.strategy-business.com), de Booz & Company.

Respecto al valor del estudio, David Suárez , Vicepresidente de Booz & Company en España explica que “el reemplazo del CEO es una de las decisiones fundamentales que, en algún momento, las empresas deben tomar. Se trata de una decisión de gran impacto e importancia estratégica, que puede afectar a la estabilidad de la organización. La tasa de rotación de CEO´s en nuestro país, responde sin embargo a las circunstancias propias de cada región, aunque, como podemos observar en este estudio, las tendencias empiezan a converger” .

Según este estudio -en el que han colaborado cuatro altos directivos españoles de amplia experiencia como Miguel Canalejo, Ricardo Fornesa, Victoriano Muñoz y Juan José Nieto y se han analizado 138 empresas, de 10 sectores- la tasa de rotación de CEOs en España ha ido coincidiendo con la media global del 14,1%, aunque la española, con un 15,3%, es aún mayor. Tasas como la rotación de CEOs, el nombramiento de candidatos internos frente a externos o los modelos de sucesión se han ido igualado en los diferentes mercados e industrias. El análisis detallado de los procesos de reemplazo ha mostrado que la trayectoria del CEO se ha acortado, se ha hecho más intensa y se reducido el margen que se le concedía para cometer errores.

“La tasa de rotación media varía en función del sector de la actividad” explica Ignacio Álvarez de Mon, director del estudio en España y profesor del IE Business School. “Sin embargo, en algunos casos, la diferencia la marcan factores externos como la exposición a una crisis, como se puede apreciar en el sector inmobiliario y la construcción. Las características propias de cada sector, no obstante, son un factor determinante en el caso de los reemplazos, como lo demuestran los sectores energéticos, telecomunicaciones y el industrial”.

En el estudio internacional, que abarca las 2.500 mayores empresas del mundo por capitalización bursátil, estas tasas de sucesión de Consejeros Delegados sufrieron la mayor caída de la última década, el 11,6%, un 19% más que el año pasado. En España se observa un nivel inferior de reemplazo respecto al ritmo del resto del mundo durante los años 2005-2006, aumentando sin embargo la velocidad de reemplazos durante los tres años siguientes hasta ratios significativamente mayores que en el resto de mercados mundiales.

En opinión de David Suárez, “podría pensarse que la bonanza económica durante 2005-2006 habría limitado los reemplazos por rendimiento, pero lo cierto es que hubo menos sucesiones planeadas e incluso menos sustituciones debido a cambios en el accionariado. Teniendo en cuenta la enorme tasa de rotación entre 2007 y 2009 se podría haber interpretado como un cambio de tendencia, sin embargo, en 2010 la tasa de rotación en España baja hasta situarse por debajo de la global. Tras tantos cambios entre 2007 y 2009, no sólo se reducen el número de cambios por jubilación, sino que, además, la mayoría de las empresas ya habrían encontrado al ejecutivo adecuado para lidiar con la crisis”.

En España, los diversos sectores de actividad presentan tasas de rotación diferentes. Los de mayor tasa de cambio son Química, Papel, Textil, (con un 18%) seguido de Construcción e Inmobiliaria, (17%), y Comunicaciones y Nuevas Tecnologías, (con el 16%). A nivel internacional, sin embargo, el sector de la energía, con un 16,3% sobre el total, muestra el nivel más alto de rotaciones en 2010. Le siguen los sectores de Materiales y Telecomunicaciones, con un 14,8% y 13,9% respectivamente. Los ratios más bajos de sustituciones lo han mostrado los sectores de gran consumo (7,2%), y consumo de materias primas (7,7%).

Durante el periodo 2005-2006, años en los que pocas empresas españolas ofrecían una rentabilidad negativa a sus accionistas, se observaba en España una probabilidad similar de cese del CEO en aquellas empresas que se encontraban en el 10% inferior del ranking de rentabilidad. En cambio, a partir de 2007, empieza a reducirse el valor en bolsa de muchas empresas y, consecuentemente, los consejos de administración pasan a centrar su atención más en los resultados. Entre 2007 y 2010 la probabilidad de cese es mucho mayor en aquellas empresas que obtienen peores resultados (entendidos como retorno total para el accionista).

Álvarez de Mon apunta que “sí parece influir en nuestro país el tamaño de la empresa. Las empresas medianas, con una facturación de entre cien y mil millones de euros, son las que cambian de CEO más frecuentemente. La media registrada entre estas empresas durante el período 2004-2010 fue del 17,2%, con un máximo del 25,8% en 2008 (media no obstante superada en 2009 por las grandes, con un 26,1% de rotaciones). Las empresas grandes, (con facturación por encima de mil millones de euros al año), tuvieron una media de rotación del 13,7%. En 2010, sin embargo, las rotaciones en empresas grandes baja en España hasta un exiguo 2,2%. Las empresas pequeñas, que facturan menos de cien millones de euros al año, han tenido una tasa de cambio menor que la de los otros dos segmentos, y su media lo refleja, al ser del 13,8%, (3,4% menos que las empresas medianas)”.

Se han comparado los motivos de cambio durante el periodo 2004-2010 en España, Europa y en todo el mundo. El principal tipo de reemplazo en las tres zonas es el planificado, seguido del cese y quedando en último lugar los reemplazos motivados por fusiones. Los CEOs en España se enfrentan a ambientes algo más agresivos que en Europa y bastante más que en el resto del mundo. Las salidas forzadas (38%) son más habituales que a nivel mundial (28%). El 14% de los ceses totales se deben a malos resultados financieros, mientras que los cesados por otros motivos (como por desavenencias con el consejo o cambios de poder en el consejo) corresponde al 28%.La incidencia en España de la salida de CEOs por iniciativa propia (42%) es bastante inferior a la media global (55%).

Un 20% de las salidas en España están relacionadas con fusiones y adquisiciones, frente a un 17% de media en el mundo. En 2010 la tasa de primeros ejecutivos forzados a abandonar su puesto cayó globalmente a un 2,2% (un 36% menos que en 2009), el nivel más bajo desde 2001, en contraste con el más alto de la década, registrado en 2008 (5,1%).

El tiempo medio que han permanecido en el cargo los CEOs salientes españoles es de 5 años, aunque existen diferencias según el motivo del cambio. Cuando el CEO se retira voluntariamente, lo hace después de 8 años en el cargo, mientras que aquellos que son cesados lo dejan después de 4. La inmovilidad de los Consejeros Delegados a nivel internacional no varía mucho de la media española. En los últimos 10 años fue 18 meses más corta que la de hace una década (6,6 en 2010 frente a los 8,1 años hace una década). En cuanto a las permanencias pactadas, han sufrido una bajada del 30%, de 10 a 7 años a nivel global.

Metodología

Para la realización de la versión española del estudio, se han documentado durante el periodo 2004-2010 los reemplazos de CEOs acontecidos en las empresas españolas cotizadas, tanto en el IBEX-35 como en el mercado continuo, durante el período 2004-2010. Consecuentemente, no han sido incluidos en este estudio los cambios de CEOs en empresas no cotizadas, independientemente de su tamaño. En total, se han considerado 138 empresas, clasificadas en 10 sectores de actividad, siendo el sector de la Construcción / Inmobiliario el más numeroso, con 25 empresas.