28.04.2011
La batalla por el control de los sistemas operativos en las aplicaciones para móviles marcará el futuro de las telecomunicaciones

Según el informe “El futuro de las telecomunicaciones”, realizado por Booz & Company, la lucha por el control de los sistemas operativos que permitan desarrollar más y mejores aplicaciones para smartphones y tabletas determinará el crecimiento del mercado


  • En los próximos cinco años, el tráfico de datos en la red móvil se multiplicará por 7 en Europa. Ya  hoy en Estados Unidos 2 de cada 3 americanos consume en torno a 15 horas de vídeo al mes a través de las redes.
  • Los nuevos usos y aplicaciones están promoviendo nuevos modelos de negocio y harán que los operadores se replanteen también sus políticas de precios puesto que sólo el 5% de los clientes de telefonía fija consume el 40% del tráfico y en móvil el 5% de los clientes llega a consumir el 60% de la transmisión de datos.
   “El segmento de los intermediarios puros representará una importante fuente de ingresos en el sector global de las telecomunicaciones, gracias a la buena acogida que las aplicaciones móviles tienen entre los usuarios de nuevas tecnologías y a que los clientes están dispuestos a pagar por este tipo de servicios”, destaca el socio y vicepresidente de Booz & Company en España José Arias.
Puntos clave del futuro
 
El informe de Booz & Company revela que el negocio de las operadoras sigue siendo el más grande y el que crece más rápidamente dentro del mercado de las tecnologías de las información y la comunicación. Así, de los 4.000 billones de dólares de cifra de negocio de la industria en 2009, el 41% (1.623 billones) corresponde a ingresos por telecomunicaciones, seguida por infraestructura y hardware (28%, 1102 billones de dólares) y IT servicios y software en tercer lugar (23 %, 901 billones). Los intermediarios y gestores de contenidos, aunque compuesto por alguna de las compañías más admiradas y renombradas, solo representan el 2% y el 6% de los ingresos, respectivamente.
 
Según los expertos de Booz & Company los seis ítems fundamentales que definen el futuro de las comunicaciones, tomando como base las tendencias observadas a nivel mundial, son:
  1. Crecimiento explosivo del tráfico de datos en la red
  2. Presión creciente a la hora de redefinir la neutralidad de la red
  3. Desarrollo de la tecnología 4G
  4. Despegue de las aplicaciones móviles y lucha por el control de sistemas operativos
  5. Desarrollo del M-banking (servicios de banca a través del móvil)
  6. Consolidación de la industria de telecomunicaciones a través de nuevos modelos
La explosión del tráfico de datos (“data tsunami”)
 
En los próximos cinco años, el tráfico de datos en la red móvil se multiplicará por 7 en Europa. “En 2015, la inmensa mayoría del tráfico europeo se producirá en móviles, en concreto el 91% del total de las comunicaciones de datos utilizará este canal”, señala José Arias. Una cifra que se multiplica por 18 en el caso de los mercados latinoamericanos. Cabe destacar que “el peso de los datos en el volumen de tráfico móvil pasará del 40% al 87% en el próximo quinquenio en estos países”.
 
Este fuerte incremento se producirá por el aumento en el consumo de video streaming como ya está sucediendo por ejemplo en Estados Unidos dónde 2 de cada 3 americanos consume en torno a las 15 horas de vídeo al mes a través de las redes. Esta tendencia está haciendo que los modelos de negocio también estén, cada vez más, basados en vídeo(tanto subiendo como bajando videos a la red). 
 
Sin embargo, este crecimiento exponencial (que puede producir congestión en el tráfico) no está siendo necesariamente acompañado de un incremento de los ingresos para las operadoras, y eso genera presión en los resultados de las mismas, ya que tendrán que invertir en el desarrollo de nuevas tecnologías que posibiliten una gestión más rápida y menos costosa para soportar el crecimiento del tráfico móvil.
 
Neutralidad de la red
 
En este sentido, las opciones de las operadoras de telecomunicaciones a la hora de financiar sus inversiones pasan por cobrar a los proveedores de contenido, así como a los usuarios finales con el fin de garantizar la calidad del volumen y el tipo de servicio que ofrecen.
 
“No creemos que se pueda cubrir la inversión necesaria para hacer frente al crecimiento masivo de las redes de datos móviles con cargos a los proveedores de aplicaciones y contenidos, por lo que deberá haber ajustes en la política de precios finales y condiciones de consumo de los operadores”, comenta el socio de Booz & Company, José Antonio Tortosa.
 
Para Tortosa, una solución pasaría por controlar a los usuarios intensivos en demanda de ancho de banda, un porcentaje muy pequeño de los usuarios que; sin embargo, realiza un gran consumo. Así, estos “heavy users” aportan a las operadoras los mismos ingresos que los “usuarios normales” por un uso abusivo de las redes.
 
Actualmente, sólo el 5% de los clientes de telefonía fija consume el 40% del tráfico y que en el caso de las redes móviles es el 5% de los clientes el que llega a consumir el 60% de la transmisión de datos.
 
Otra opción sería la de cobrar a los buscadores y otros intermediarios como Google y Yahoo por el uso de la red. Pero, “además de crear barreras de entrada para nuevos jugadores, seguiría sin ser viable ni suficiente, ya que a modo de comparación, la inversión anual de los operadores es dos veces superior al volumen de ingresos de los intermediarios de Internet”, explica José Antonio Tortosa.
 
Tecnología 4G y nuevas aplicaciones
 
La tecnología 4G se plantea como una de las opciones más viables y económicas para afrontar el crecimiento del tráfico informativo. Según el estudio de Booz & Company, este tipo de redes son de 2 a 5 veces más eficientes que las convencionales de 3G en cuanto a la gestión de tráfico de datos, tanto por desempeño de velocidad y capacidad como en coste de gestión del tráfico. Factores críticos para la demanda de servicios y aplicaciones crecientes existentes en los mercados y derivadas tanto de la expansión de teléfonos inteligentes (smartphones) como del crecimiento esperable de tabletas (tablets).
 
En esta coyuntura se confirma el liderazgo de Apple en cuanto a las aplicaciones móviles, con Google Android como principal competidor, al menos en la actualidad.
 
En el último trimestre de 2010, Android (Google) lideraba el mercado de los sistemas operativos para teléfonos inteligentes (smartphones) con una cuota de ventas del 33%, muy superior al 9% del mismo periodo de 2009. Por su parte, Apple se mantiene en línea respecto al último trimestre de 2009, con un 16%, y en tercer lugar se posiciona Microsoft, que baja del 7% al 3%. Nokia y RIM pierden cuota, del 45% al 31% el primero y del 20% al 14% el segundo.
 
Es el mercado de nuevas aplicaciones y su modelo de gestión el que también está cambiando los paradigmas del sector. El desarrollo de este mercado de aplicaciones para smart phone y tablets está siendo enfocado hacia el pago por suscripción, el pago por aplicación o la oferta de aplicaciones gratuitas ligada a otras de pago.
 
En este sentido, “el acuerdo al que han llegado Nokia y Microsoft en torno al sistema operativo en sus teléfonos inteligentes contará con la simpatía de los operadores de telecomunicaciones, ya que supondrá una alternativa al software de Google y Apple”, explica José Arias.
 
M-banking
 
El estudio pone de manifiesto, además, el despegue de la banca a través del móvil, tanto en países en desarrollo como en las principales potencias económicas, en las que ya existe la banca telefónica. En opinión de José Antonio Tortosa, vicepresidente de Booz & Company, “es importante señalar que en países en desarrollo, 4 de cada 5 habitantes no están bancarizados pero si cuentan con un teléfono móvil. Bajo este contexto se presentan importantes oportunidades para los operadores y ya están trabajando en desarrollar sus propios bancos (comenzando por la remesa de divisas) o que las propias instituciones financieras sean las que estén solicitando licencias para operar en telefonía móvil”.
 
Cada vez en mayor medida los sistemas de tecnología NFC (near field communication) con capacidad de encriptación se aplican a dispositivos móviles con el fin de permitir pagos y transacciones por proximidad del terminal, lo que traducido a cifras implica que en 2015 de los 1.586 millones de nuevos teléfonos que sacarán al mercado compañías como Nokia y Blackberry, 1.013 llevarán la tecnología NFC incorporada.
 
Consolidación de la industria de telecomunicaciones
 
Finalmente, el informe de Booz & Company pronostica la consolidación de la industria de telecomunicaciones en el futuro inmediato, a través de nuevos modelos tendentes a reducir costes de operación, comerciales e infraestructura (por ej. los sites de 2G y 3G y los despliegues de nuevas redes 4G) que permitan la mejora de eficiencia y el crecimiento sin impactar al core-business. Esto supondrá la presencia de no más de 4 operadores por país. La escala de un player en cada mercado será cada vez más importante “pues a mayor cuota de mercado, mayor Ebitda y más capacidad de inversión mejorando así los márgenes de operación” concluye el vicepresidente de Booz & Company José Arias.